La Placenta del que Re-nace

 

2017-08-21-1899GEN1229.jpg

                  Cortesía de la imagen: César Mejías

El cambio de hábitos es un tema crucial para cualquier persona, sobretodo si la realidad reclama mejoras urgentes.

Al que logra modificar ampliamente su conducta, manteniéndose estable en el nuevo sitial, se le dice que “ha renacido o ha vuelto a nacer”.

El renacer implica haber adquirido hábitos que te hagan sufrir menos y que te permitan presentar un estado de ánimo constructivo, la mayor parte del día. No sólo frente a los demás sino cuando estás sólo en tu cuarto y las paredes son testigos de lo que está ocurriendo a puertas cerradas.

La placenta es un órgano que se forma en el útero durante un embarazo. Sirve para proporcionar oxígeno y nutrientes al bebé en crecimiento. ¿Cuál sería la placenta para alguien que está en el proceso de volver a nacer?

Casi todas las doctrinas coinciden que “el hombre viejo que hay en ti debe morir, para darle paso al nuevo”. Eso significa que la búsqueda de hábitos sanos es síntoma de progreso espiritual. Para que este avance sea considerable, se necesita un entorno que favorezca a la nutrición y oxigenación del nuevo ser: rodearse de personas que fomenten un estilo de vida menos destructivo, sanar los vínculos familiares y de amistades que habían estado deteriorados, entre otros. Sin Placenta no hay estilo de vida favorable para el embrión. ¿Conoces a algunos que estén Embarazados de Renovación?

Y si pensamos en Placenta también deberíamos preguntarnos cómo se inicia la concepción del nuevo hombre que empieza a formarse. ¿Cuál es el espermatozoide y el óvulo que se unen para el re-nacimiento? Los Golpes, que una persona se da en la vida, van empujando a la gota de semen que formará alianza con el óvulo. Esa semilla está representada por: 1. El cansancio y la decepción por tantas situaciones insoportables o 2. Ser testigo de las adversidades ocurridas a los que te rodean (aprender de los errores ajenos sin tener que experimentarlos en carne propia). 

¿Cuántos meses de embarazo llevas para alumbrar a la renovación?

Anuncios

¿No lo crees capaz?

Emocion arrogancia.png

Más de una vez te han puesto una cara así (foto principal), esa que habla por sí sola y expresa: “como que no te creo lo que me estás diciendo” ¿Desconfianza o Arrogancia? Hay momentos en los que esas dos palabras comparten fronteras. Puesto que el desconfiado se cree dueño de la verdad absoluta o, mejor aún, se siente con la potestad de manipular el futuro de acuerdo a sus suposiciones: “No creo que Mario sea capaz de ejecutar esas funciones”, “No imagino a Marcela asumiendo esa responsabilidad”, “No invites a Jorge  a la fiesta porque no se adaptará al ambiente” “Ellos no van a entender la explicación”.

A un amigo cercano le pregunté: ¿en qué circunstancias sueles desconfiar? “En todas, a menos que me encuentre a una persona con aureola ¡Siempre lo creeré capaz de lo peor!”, contestó resaltando la naturaleza errática del ser humano.

“Si me vas a vender seguros o tarjetas de crédito no estoy dispuesto a continuar en la línea” le dijo Julio al vendedor que arrancó la llamada telefónica. Y es que le percibió el clásico discurso de quien siempre propone lo mismo. ¡Hay factores que generan Aroma a Predecible!

La desconfianza se maximiza cuando presientes que hechos anteriores se van a repetir: “¡Oh No! ¿otra vez? Detente allí… ¡Me va a robar! ¡Me va a traicionar! ¡Me malinterpretará! ¡Abusará de mi! … ¡Auxiliooohh!”

“El concursante no pasará de primera ronda, ¿cuánto quieres apostar?” es común que en el otro veas reflejadas tus debilidades y por eso le impones una etiqueta de impotencia, que seguramente lo condenará socialmente. ¿Olvida que cada persona tiene derecho a vivir su historia? … Corres el riesgo de terminar tragándote tus teorías de persecución.

¿Pronto arrancarán una campaña mundial para que el ladrón deje de seguir juzgando por su condición?

Desconfías del otro porque no confías en tu capacidad para ejercer en él una influencia constructiva. No confías en el otro porque desconfías de ti.

¡Es hora de Confiar para Transformar!

 

¿La recién embarazada viaja de pie?

 

pregnancy

Los hombres en el bus se hacen los dormidos para no dar el puesto a las embarazadas o adultos mayores, hasta que aparece alguien y les hace ver su falta de caballerosidad. La pereza atenta contra la cortesía, como toda actividad que se deriva del ensimismamiento. 

Juliana tuvo una idea: tener a la mano la ecografía que testifica su cuarto mes de embarazo. Así falte mucho para el rompimiento de fuente, es una evidencia poderosa para gozar del privilegio de ir sentada, mientras va o viene de casa. Se ve curioso pero no resulta descabellado recurrir a la ciencia para persuadir y precipitar la solidaridad. 

Algo muy similar ocurre cuando has avanzado en un emprendimiento: tu idea de negocio, desde que fue concebida, tiene comportamientos similares a un bebé en el vientre. Pasando por la Gestación, parto y crianza suceden muchas cosas interesantes. ¿Quienes son los que deben darte el puesto en el bus de la vida, cuando tienes pocos meses de embarazo mercantil y la barriga aún no se te nota? A medida que transcurre ese proceso esperas que muchas personas te apoyen, hagan el voz a voz, brinden ideas para que lleves la propuesta a personas clave y todas esas acciones simbolizan los gestos del “caballero” que cede su puesto en el bus. Aunque esos cómplices gentiles no aparecerán si no se percibe en ti una verdadera actitud de embarazado: lucir una barriga inflada que muestre las ganas del bebé de ver la luz, caminar con postura de preñado (sin victimizarse) o, ¿por qué no? tener a la mano la ecografía del proyecto que crece: tarjetas de presentación, brochures sobre la marca y un discurso impactante ¿Aprovecharás cada oportunidad que se presente para “viajar sentado”?

Reaccionas de acuerdo a lo que has cultivado

 

cultivo inicial

¿Es más importante la reacción que la acción? Porque la acción se puede ensayar 1000 veces hasta que resulte, más o menos, como pretendemos mostrarlas. Pero cuando reaccionas ante algo, no tienes tiempo de ensayar cuál debería ser la reacción apropiada para el momento: “Uyyy dame 2 minutos a ver cómo debería reaccionar ante lo que acabas de hacer”, soñaría Pedro un mundo así, en donde se amplíe el plazo para la diplomacia. Saben que una reacción fuera de lugar opacará a una galería de virtudes. 

Tu reacción depende de lo que hayas cultivado en el interior. Allí, en el equipaje emocional, vas arrojando semillas consciente o inconscientemente, y lo que se preña en privado va notándose en público. ¿De cada 10 cuántas personas prestan atención a eso?

El Cultivo puede ser constructivo o destructivo, allí tiene mucho que ver las decisiones tomadas y los hábitos arraigados. Por ejemplo, si te acostumbras a manejar un lenguaje soez, muy posiblemente reaccionarás con respuestas sucias, aunque te hayas propuesto lucir refinado. 

Cultivo en el equipaje

Es necesario contar con abono y pesticida para garantizar el éxito de la cosecha ¿ya comprendiste cuál es el idóneo? El pesticida es la defensa del equipaje, lo que impide que lleguen plagas a dañar esa capacidad de reaccionar con sabiduría. Pero también los fertilizantes, de origen químico, atentan contra el carácter orgánico del alimento. La plaga de la impaciencia penetra fácilmente ¿la mantienes alejada? Recuerdo aquella piedra en “El Padrino III”, cuya impermeabilidad le permitía estar seca por dentro a pesar llevar años bajo el agua. El Abono es el complice del crecimiento, para obtener unos frutos saludables y mantener la paz interior en pro de la armonía. El Agro-espiritual exige un conjunto de talentos complementarios que conspiran a favor del gran talento. 

Charles Reade dijo: “Siembra un acto y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un Destino” 

¿Tu Cultivo y Cosecha a donde te está llevando?

¿Eres hoy el que soñabas ser de niño?

Subibaja.jpg

La vida es una sumatoria de ciclos, cuyos momentos fluctúan como un SubiBaja ¿recuerdan esa juego en donde te movías a ritmo de un vaivén? Si allí no te sujetabas bien, quién sabe donde ibas a parar.

¿Eres hoy el que soñabas ser de niño? se lo pregunté a personas cercanas. Me sorprendió ver que sus respuestas no tardaron tanto como hubiera imaginado, desatando otros sub-temas con los que tendré leña para mi inspiración por tiempo ilimitado.

¿Qué hay de común en todas las respuestas? que llegaron a un punto de sí mismos que normalmente no visitan. Lo intuí porque después de la respuesta, enviaron una seguidilla de mensajes para complementar el inicial. El afán casi no les permite detenerse a revisar el equipaje emocional: para analizar si lo realizado hasta ahora va acorde a la esencia planteada en la niñez. ¿Es determinante?

Ricardo plantea que si en su trabajo colocasen un detector de represión, el 100% de sus compañeros afirmarían estar lejos de sus sueños, “…pero no sufren porque se acostumbraron, ¡ya ni recuerdan sus sueños!”. Aunque la actitud de una señora del grupo refleja la amargura acumulada: se queja mucho, no tiene una visión constructiva de la vida. ¿Las represiones intoxican el equipaje emocional?

Unos respondieron basándose en resultados económicos o reconocimientos, otros en la realización vocacional y, los más existencialistas, en estados espirituales (tranquilidad, felicidad, necesidades satisfechas). Cuando me respondían tajantemente “No”, acto seguido les indagué: ¿Quién o qué te impidió ser lo que soñabas? “Yo misma por miedosa o falta de información” (…) “por el trabajo” (…) “vivía en fantasías y la realidad resultó siendo otra”, entre otras respuestas. La contestación tendencia fue: “No, pero voy por buen camino”. Zayda lo expresó en términos porcentuales: “en un 60% sí”. Otro se concentró en un aspecto preponderante: “Sí, porque soñaba tener la valentía con la que hoy día cuento, esta será combustible para lo que falta”.

Silvana dio la respuesta más exótica: “De niña no soñaba, ahora es que estoy soñando. Siempre seguí los sueños de otros. Hoy hago lo que quiero, compro lo que quiero, como lo que quiero y cuando quiero”. Carmen repuntó con algo picaresco: “No, pero soy más agradable de lo que imaginé. Los sueños de infancia están sobreestimados”.

En el SubiBaja de la Vida, por complacer la expectativas de otro, puede que hayas salido volando para caer en algún escenario impensado. ¿Fuiste sacado del circuito y te arrojaron a un destino desconocido? ojalá sea una montaña porque esto simbolizaría un avance, ¿y si no? ojalá sepas transmutarlo y fabricar allí un escenario que te genere crecimiento personal. Un Cielo construido con los ladrillos del azar.

¿Miras de reojo a tu emprendimiento?

mirar de reojo

Antony tiene desde hace 3 años un negocio al que no le dedica tiempo porque, según él, no progresa. ¿No le dedicas tiempo porque no progresa, o no progresa porque no le dedicas tiempo?, le pregunté hace poco.

De cada 10 emprendedores, 8 fracasan en menos de dos años porque la mayoría de ellos dedican la gran parte de su día a otras actividades (su trabajo habitual, por ejemplo) y mientras tanto a su invención la miran de reojo. ¿Será que un bebé crecerá sin afecto? puede que sí pero con impactos negativos: desnutrido, con malformaciones, traumas emocionales, entre otros.

Es necio creer que algo crecerá si no le enfocas todo tu tiempo y energía. ¿Qué se necesita para que confíes en lo que has creado? ¿Ya tomaste un curso que te permita aumentar la seguridad en ti mismo, y transmitirle eso a tu creación?

El no saber establecer prioridades desenfoca al inventor. Antony tiene mil tareas al día y desconoce cuál es la más importante para que el resto despegue. Hace una lista de 100 estrategias y no sabe a cuál apuntar. Muchas las ideas llamadas, pocas las escogidas. A eso súmale que se deja llevar por suposiciones limitantes: <El que dirán>, la más protagónica. ¿Qué tal si Steve Jobs en sus inicios se hubiera dejado llevar por esos pre-conceptos?, habría pensado algo como: “Uy como voy a inventar un computador con todas esas funciones, van a pensar que estoy loco”.

El bebé mercantil merece nuestra Mayor Energía Creativa: toda la astucia puesta en el asador porque inconscientemente le perdemos la fe a nuestra idea, cuando no la percibimos auténtica. Y de ahí se desencadena una retahíla de miedos, desespero e in-perseverancia. “Algún día creeré en mis ideas y no solamente en las de otros”, concluyó Antony. ¿Tomará la decisión en la fecha mágica: el 32.12.9999?

A partir de ahora, por nada del mundo bajarás la guardia y que tu pasión (negocio) no sólo dejará el menudito del bolsillo, sino para un estilo de vida que agregue valor al Universo.

Tu emprendimiento merece que lo mires a los ojos, de frente, con amor. ¿Ya sabes por donde empezar?

¿El cliente te culpa si no cumple sus objetivos?

 

Prayer.jpg

Hay personas que pagan el año de afiliación al Gym y, a pocos días de cumplir el día 365, acuden con reclamos fuerte exigiendo devolución del dinero. “¿Y nosotros qué culpa tenemos?” pregunta el personal administrativo al escuchar el argumento clásico: “Sólo asistí un día en todo este tiempo”.

Lorena compró un libro hace dos años en la Feria FILBO y aún no lo ha abierto: “¿yo qué culpa? si llego cansada de trabajar todos los días y no me da tiempo”, me contestó cuando le pregunté qué tal le había parecido.  

Concluí que el haber hecho la inversión no es camisa de fuerza para el cumplimiento del hábito. Hay algo de fondo que muchas veces no se ataca. Tanto el Gym como la Librería están pensando en romper el molde con tácticas exóticas para garantizar, no sólo la venta sino, que el cliente realmente le haya sacado provecho al producto/servicio que adquirió.

Antes de comprar el libro por favor inscríbase en un curso sobre <<Manejo efectivo del tiempo: Gestión de Prioridades>> indica el vendedor al identificar que el comprador está iniciando el hábito. Es lo más responsable que puede hacer una marca que le apunta al aumento de la satisfacción (calidad de la venta). Si no toma el curso muy seguramente, el cliente archivará el libro y seguirá usando su tiempo libre para la misma rutina post-trabajo: Una hora de whatsapp, otra para compartir con los hijos y dos de TV. Hablará sobre lo difícil que es el hábito de lectura pero ¿él puso de su parte?

Sorpresivamente Nestor, el asesor de servicios en el Gym, coloca un arma en la sien del cliente: “¡Ya firmó el contrato! Ahora tenga en cuenta que si no toma nuestros dos cursos iniciales: <<Cómo contrarrestar la pereza>> y <<La sana alimentación es responsable del 70% de los resultados>>. Usted en un año nos pedirá reintegro del dinero y entraremos en disputas legales”.

Nestor fue despedido por haber intimidado al cliente de esa forma tan violenta, pero al gym le quedó como reflexión que: Sí es necesario forzar subliminalmente al afiliado, para que no vaya culpar a la compañía por no persuadirlo a trabajar ese aspecto de fondo que facilitaría el proceso de su Satisfacción.

 

Ni un minuto más en el terreno de juego

sale timidez portada

Momento decisivo: ese en el que el técnico por fin se decide a realizar el primer cambio. Se acerca a la raya divisoria y en su lenguaje corporal se nota que la determinación va desplazando a la duda, “ya sé quién es el que me está causando el 80% del daño”. Entrega al árbitro la ficha para que anuncie el número del futbolista que no va más: “Sale “Timidez” con el #10 y entra con el #9….”, el público no se sorprende puesto que por años este elemento ha mostrado un pobre rendimiento que no va acorde a su inexplicable titularidad. 

El gesto del jugador saliente “Timidez” es de total hostilidad hacia el D.T, “¿cómo me vas a hacer esto? si yo siempre he sido fiel a ti, fundé el club contigo”, reclama con persuasión y bronca. Ante lo que el D.T. responde: “¡No loco! ni un minuto más, no me has traído beneficio alguno”. Y como se rehusaba a abandonar el terreno, fue sacado por la Seguridad. Afuera la Policia lo esperaba para esposarlo y llevarlo al tribunal para que respondiera por los daños y perjuicios que le ocasionó al club en todos estos años. La institución no descansará hasta que sea condenado a cadena perpetua y ¿por qué no? a pena de muerte. Fue muy curiosa la reacción de timidez al salir: fue débil para contribuir pero fuerte para insultar al que sí está dispuesto a construir. La pregunta del millón es: ¿cómo pasó el riguroso proceso de selección? ¿Quién lo contrató?

Si remueves un obstáculo importante harás que desaparezcan gran % de otros que rondan. Por eso los jugadores pensaron que no venían más cambios por ahora, pero temblaron al ver que el D.T. venía por un 2do cambio. Los movimientos estratégicos eran síntoma de un revolcón sin precedentes. El técnico se había encariñado con la mayoría pero ya era hora de dejar a un lado los sentimientos si se querían obtener mejores resultados. No podían negar que habían tenido su oportunidad. La FIFA sólo te permite 3 cambios por partido pero en el juego de la vida no hay límites para las sustituciones: puedes cambiar a los 11 si te da la gana. Y el detalle es que algunas de las variantes no están ni el banco de suplentes ¿estarán en la tribuna, en la cantera o hay que comprarlos? Sin refuerzos no hay evolución.

¿Cuál es el cambio que tienes que hacer ya para cambiarle la cara al partido de tu vida?

El Pantano de la Operatividad

pantano operatividad Cielo estrategico

Walter es el consultor que arroja la cuerda para que el empresario se salve. Tiene fama de superhéroe pero es de carne y hueso, con los típicos miedos que experimenta un humano a la hora de sacar del pantano al que corre peligro de ahogarse. El arroyo pedregoso de la rutina amenaza con llevarse al empresario por delante. “No deberías ser usted quien ande transportando los insumos del negocio, ¡delegue ya esa función!”, decía Walter a Don Julio, dueño de una compañía. “Si permito que otro lo haga, los insumos podrían llegar en el estado no deseado”, argumentaba años atrás, cuando la empresa era 10 veces menor a lo que es hoy en día.

Hay sugerencias incómodas que con el paso del tiempo adquieren sentido, puesto que cuando la caja registradora produce ese orgásmico sonido: ¡clin! clin! clin!, muy pocos empresarios analizan lo que podría suceder a largo plazo si no se construyen vínculos sostenibles en El Ahora. “En vez de gastar el tiempo haciendo labores logísticas, debería emplearlo en tomar decisiones estratégicas”, frase de Walter que resonaba en la cabeza de Don Julio, cuando intentaba conciliar el sueño. “Si así me ha ido bien ¿por qué debería cambiar?” pensaba en voz alta mientras resbalaba su pie en la rodilla de su mujer.

— Don Julio, ¡Entienda que ya lleva 3 años con la empresa y no logra salir del pantano operativo!

– No me siento en el pantano y si fuera así, yo me saco sólo ¡No necesito ayuda!

Todo empresario empezó como emprendedor y para optimizar el rendimiento asume la jefatura con la disciplina digna de quien defiende, a capa y espada, la filosofía inicial. Consideraría descabellada cualquier alteración al diseño original de su idea emprendedora. Sin embargo, la operatividad puede alcanzar el sabor a monotonía cuando no se introducen gradualmente innovaciones en el guión. El negocio pedía a gritos algo que hoy se conoce como Intra-emprendimiento ¿Así iniciará el viaje al Cielo de lo estratégico?

“Esta bien, voy a empezar a pararle bola a Walter…”, dijo Don Julio a su mujer, “… por mucho tiempo me resistí a escucharlo al creer que yo, no sólo soy el dueño del negocio, sino también de la razón. Tenía que revisar la calidad y la transparencia de quien me va salvar, no quería sentirme espiado ni herido en el orgullo”. Habló con Walter en la próxima reunión: “Lo que yo llevo en mi cabeza empezará a conjugarse con Lo que Llevas tú en la tuya. Con tus ideas y las mías fabricaremos la palanca que nos sacará del pantano ¡Y ascenderemos al Cielo estratégico!

Por fin un Final Feliz.

Una Nueva Administración

La Receta de Juana Nueva Administracion 1

“Con este no podés hacer lo que hacías con el anterior”, enfatiza el nuevo gerente del establecimiento. Se lo informa a todos los comensales que transitan por la vereda: “Este va a rendir más pero no lo vas a poder socavar”. Aún conserva cierta neurosis que heredó de sus predecesores, quiere limpiar la referencia pasada, despojarse de la sumisión, pero se centra en lanzar muchas advertencias y todos quieren ver acción. Es como si Tom Cruise hiciera una rueda de prensa para presentar su nueva película y dijera: “quiero aclarar que en esta soy un 20% menos tonto que en la cinta anterior”.

Cuando cambias de hábitos pueden verte como un restaurante que, en su entrada, cuelga el anuncio de <<NUEVA ADMINISTRACION>>, y el mensaje subliminal es que los que erraban frecuentemente, ya no están. Los sindicalistas emocionales fueron despedidos. “¿Alguien parecido al diablo los gobernaba?” preguntó un cliente curioso. “Los que no entendían del servicio con alta calidad pasaron a la historia, así que ¡adelante, tranquilo!”, aclararon desde adentro. El nuevo líder le propinó un golpe de estado al administrador anterior que insistía en darle espera a estrategias que no funcionaban. Se intentó un derrocamiento pacífico, consensuado, pero el orgullo del dictador que se mantuvo por 35 años en el poder, no permitía una transición democrática. Por eso se recurrió a una invasión armada, sin pre-aviso. La puerta de gerencia chocó contra la pared emitiendo un ruido que simbolizaba el cambio, el golpe que sonó cuando alguien abre de una patada la puerta de tu mente. Fue sacado como un delincuente acusado de no apostarle a las sanas innovaciones: “si haces lo que siempre has hecho, obtendrás lo que siempre has obtenido”, le avisaron cuando la caída era inminente. ¿Le leyeron el derecho a entender que todo lo que diga podrá ser usado en su contra?

¿Es necesario mantener el letrero en la entrada, o los demás se darán cuenta? Las cosas ahora son a otro precio y los demás lo notarán sin que se lo recalquen. Al cabo de dos meses, entiende el gerente actual, y su séquito, que el aroma del maravilloso servicio es evidente. La marca dejó de sangrar. Las heridas de la gestión negligente ahora son piezas de museo. Y el letrero será removido en 6 meses, cuando nadie se acuerde del despelote protagonizado por aquellos gestores irresponsables.